12 nov. 2015

Un poema al Café Volga, en la plaza del pueblo de Roldanillo.

Nadie fue al Volga
nadie ha visto el Volga
y sin embargo el Volga
está en la plaza del pueblo
diagonal a la iglesia
al frente de los ébanos y las acacias
Allí Marina sirve tintos
y oye a Chavela Vargas
sin ningún arrabal sobre su noche.
Papero acomoda los tacos
sacude los billares
silba en su trapo rojo
carnavales de diversión y penas.
Allí también llegó el invierno
Todas las añoranzas
sobre la guapería
jubilaron puñales.
Sólo Víctor
en acetatos de 45
dignifica de tangos
ésa herida
que a la vista de todos,
en la plaza,
sacrifica muchachas
con ojos de tomillo.
Sueña una aguja gastada
con el viejo Volga
y todo es río y vals
en este día especial:
subió el café a 500
y Marina, me lo ha dicho,
quiere ser poeta.-Adalgisa Charria

La autora.




3 nov. 2015

RECITAL POÉTICO por Manuel Cedeño, 40 años de publicación de CANTO DEL PROLETARIO

Portada de CANTO DEL PROLETARIO 1975






El museo Rayo conmemora los 40 años del primer libro de poemas   de Aníbal Cedeño, este viernes 06 de noviembre .

INVENTARIO

Teníamos una casa común 
junto a los prostíbulos del pueblo. 
Teníamos un caballo llamado Zepelín 
y una perra casi ciega. 
Teníamos un violín cedido en préstamo 
y un par de muletas que fueron del abuelo. 
Teníamos un retrato del abuelo. 
Teníamos un baúl de madera 
y una bola de billar escondida en el recuerdo. 
Teníamos un frasco de agua bendita. 
Teníamos un azadón y dos peinillas 
y mil caminos diarios a los surcos. 
Teníamos un anillo de cobre en el meñique. 
Teníamos un encendedor de yesca 
y un almanaque de Bristol. 
Teníamos una mata de sábila 
para ahuyentar la mala suerte. 
Teníamos una mentira a flor de labios 
para engañar la miseria. 
Teníamos una miseria 
que difícilmente se dejaba engañar.