31 mar. 2012

El Espectador en Roldanillo


 Portada de la edición de hoy domingo 1 de abril, 
 estará a la venta en el Almacén Mundo Elegante a partir de las 9.00 a. m.
 Valor $ 3.300 pesos.

29 mar. 2012

¿Cuántos muertos serán muchos?


Opinión |28 Mar 2012 

José Fernando Isaza


Por: José Fernando Isaza

"Panfletos amenazan a 75 menores en Cartago". Este titular informa, además, que muchas familias amenazadas han decidido huir y que tres jóvenes fueron asesinados. Esto es la continuidad de una larga serie de manifestaciones de violencia que sufren los niños y los jóvenes de ese municipio.

Cartago (y los municipios del Norte del Valle) se han convertido en tierra fértil para que los homicidios, las amenazas y las demás violaciones sistemáticas a los derechos de la infancia sean el pan de cada día. Las medidas policíacas que pretenden hacer frente a la situación son insuficientes. Hoy más que nunca es evidente la parálisis de las políticas públicas en un escenario dominado por acciones desarticuladas.
No es aceptable un país en donde la infancia no pueda caminar tranquila, ir a la escuela y regresar a casa.
Cartago es una ciudad intermedia de 150.000 habitantes, por lo cual el impacto del narcotráfico permea mucho más la cotidianidad de sus habitantes. Los actores ilegales se han convertido en un modelo a seguir para una juventud que no encuentra un lugar en la sociedad; la denominada ‘cultura traqueta’. “¿Qué quiere ser cuando grande?”. Muchos dicen: “Pablo Escobar o ser mafioso”.
Los niños y los jóvenes son reclutados por narcotraficantes de tercera y cuarta generación para que sirvan de correos humanos. La no aceptación del trabajo o el cambio de bandas son conductas que se pagan con la vida.
Cartago ha sido el receptor del desplazamiento forzado de las comunidades afrodescendientes del Chocó, expulsadas por el despojo de sus tierras que se usan para el cultivo de palma africana. Poco han hecho las ineficientes administraciones municipales por atender el sufrimiento de estas víctimas, aumentándose así la sensación de “no futuro” .
Un estudio sobre los jóvenes del municipio arroja resultados alarmantes: el 26,9% de los jóvenes manifiestan que han cometido algún delito y más del 90% de éstos están asociados a tráfico de estupefacientes. La principal causa de muerte de los jóvenes, el 41,7%, es la violencia. El estudio Rumbos señala que el consumo de sustancias psicoactivas legales (alcohol, tabaco) en la juventud de Cartago es similar al promedio nacional; no así las ilícitas (marihuana, LSD, ácido, bazuco, cocaína, éxtasis); en éstas es muy superior al promedio nacional.
Es necesario romper la tradición de violencia que desde mediados del siglo pasado parece sentarse en el norte del Valle. Aún resuena el llamado de un alcalde de Marsella pidiendo que no envíen más cadáveres por el río Cauca pues el cementerio de su pueblo no está en capacidad de recibirlos. Se refería a la matanza de familias enteras pertenecientes a un grupo de seguridad de un narcotraficante que les había perdido la confianza. Hoy es posible ver en una colina una jaula de leones en donde la mitología popular narra que otro ‘narco’ arrojaba a sus enemigos; si éstos escaseaban, los indigentes eran el alimento. Fundacolombia y la Corporación Diocesana, están trabajando con jóvenes para capacitarlos como constructores de paz y de esta forma mostrar que otro presente y futuro son posibles.

28 mar. 2012

Los nuevos puentes sobre el río Roldanillo

Ayer se inició el montaje de las vigas en el  paso sobre el río en la carrera 9ª, entre calles 6ª y 7ª, que comunica La Planeta con el centro de la ciudad.
     .



27 mar. 2012


EL PUEBLO DONDE NO MATAN A NADIE
  • Aumentar texto
  •  
  • Disminuir texto
  •  
  • Versión imprimible
  •  
  • Enviar a un amigo

EL PUEBLO DONDE NO MATAN A NADIE

Por ALBERTO SALCEDO RAMOS | Publicado el 25 de marzo de 2012

Fue Charles Danah , editor del diario The Sun, quien acuñó esta frase célebre: "noticia no es que un perro muerda a un hombre sino que un hombre muerda a un perro".

Los sucesos insólitos siempre han tenido acogida en los medios. He aquí, a manera de ejemplo, algunos hechos curiosos que le han dado la vuelta al mundo: el empresario David Roberts creó un hotel de lujo para gallinas; el camarógrafo Clayton Bennett fue demandado por una pareja de recién casados, debido a que olvidó grabar la entrega de los anillos.

Entre nosotros, los colombianos, los sucesos insólitos suelen tener un tinte tragicómico: un día dos amantes son mordidos por una serpiente venenosa dentro de un motel llamado El Paraíso; otro día unos esposos humildes se arruinan al festejar por error, en tremenda pachanga, una lotería que no se ganaron; más tarde varios vendedores del mercado público mueren borrachos después de consumir licor adulterado.

Luego vemos por televisión al conductor de un coche fúnebre que se va de parranda con el cadáver dentro del vehículo.

Hay un acontecimiento extraño que no encaja en ese molde melodramático: Usiacurí, bello pueblo del departamento del Atlántico, lleva casi once años sin registrar ni un solo homicidio.

Que no maten a nadie en Costa Rica, terruño conocido como la Suiza de Centroamérica, vaya y venga.

Que la noticia más triste del año en la pacífica Finlandia sea que un anciano enfermo de alzhéimer se extravió en la calle, es un asunto normal.

Pero que en Colombia, país con una tasa anual de homicidios de 81.7 por cada 100 mil habitantes, exista un lugar en el que la gente no se asesina ni por celos, ni por codicia, ni por ira, ni por pillaje, ni por vandalismo, es algo grandioso.

En el resto de Colombia hemos visto las peores atrocidades de que se tenga memoria en el planeta, desde el crimen de una anciana con un collar-bomba hasta el estrangulamiento de una niña dentro de una estación de policía.

Así que el respeto de los usiacureños por la vida es un hecho que no debe resultar inadvertido.

Un hecho exótico, insisto, pero también maravilloso.

Ya desde finales de los años 90, Usiacurí venía generando este tipo de noticias gratas. En aquella ocasión el juzgado promiscuo municipal fue cerrado, debido a que se consideró que los tranquilos habitantes no necesitan un juez para dirimir sus diferencias.

Usiacurí es un pueblo laborioso que deriva el sustento, sobre todo, de las artesanías construidas con palma de iraca. Acaso al pasarse los días tejiendo, sentados a las puertas de sus casas, los moradores desarrollan la paciencia de Penélope.

Sus manos, pájaros comandados por la humildad y el talento, están demasiado ocupadas creando belleza como para ponerse a empuñar un machete contra el prójimo.

En estos tiempos tan ruines, Mr. Charles Danah , hay que brindarle mayor atención a gente como los usiacureños, que no necesitan ni morder a los perros ni morderse entre ellos para ser noticia.



Tomado de :

24 mar. 2012

Así está la movilidad en Roldanillo

Esta escena se volvió cotidiana en los dos cruces con semáforos, esta situación es de alto   riesgo  para los vehículos, para los transeúntes el peligro es  mayor, pues no hay semáforos peatonales.
 Y elementos distractores   que además reducen la visibilidad ...

23 mar. 2012

Yo también estuve ahí : Los 125 años del Espectador


21 de marzo de 2012

Una celebración del futuro

Hay aniversarios de aniversarios. Y este número 125 de El Espectador que hoy celebramos se me antoja diferente Lo digo, claro, comparado con los dos también muy significativos que conservo vivos en mi memoria, los que he celebrado de su mano y en uso pleno de razón.

Uno de ellos fue, por supuesto, el del centenario, aunque de celebración haya tenido poco. Llegó apenas tres meses después de que los capos del narcotráfico habían asesinado a su norte, a su espíritu, a su ejemplo, a don Guillermo Cano Isaza. Era, sí, todo un prodigio llegar vigentes a aquella fecha memorable tras 100 años de batallas por la verdad en medio de persecuciones, multas, encarcelamientos, cierres y presiones de toda índole por cumplir esa simple pero difícil tarea de ejercer un periodismo recto y transparente en defensa de las libertades. Ese centenario lo recuerdo como una mezcla de orgullo y de dolor. De una mirada erguida ante el apoyo nacional e internacional por la fidelidad a unos principios éticos inquebrantables que recibíamos a viva voz desde muchos rincones del mundo, pero a la vez de una mirada triste que generaba la incertidumbre de saber si el sacrificio valía la pena, si habría un momento en que sería imposible, o inútil, continuar. Fue aquella una fiesta agridulce.
El otro que recuerdo fue hace apenas cinco años, los 120. Lo describiría como de reencuentro y esperanza. Después de haber estado pocos años atrás con la propia supervivencia amenazada tras muchos cambios en la manera de ver el periodismo, estaba claro que el poder de la marca era la columna que lo mantenía erguido. Para entonces, como semanario, ya El Espectador había logrado copar un lugar que había sido difícil ocupar desde cuando abandonara la circulación diaria; pero apenas asomaba la cabeza. Con el apoyo irrestricto de los accionistas, nos fuimos entonces a buscar las raíces, a fortalecer el carácter, los principios, los ideales. En pocas palabras, a adaptar a los nuevos tiempos los ideales fundacionales de este periódico. No fue casualidad que el centro de aquella celebración hubiese sido Medellín, el nido donde toda esta aventura comenzó hace 125 años. Allí, en el cementerio de San Pedro, frente a la tumba de don Fidel Cano Gutiérrez, el fundador, con la lectura de su primer editorial y con la edición de un libro histórico de gran formato, celebrábamos la inminencia del regreso a la circulación diaria, que se vendría a dar al año siguiente. Fue esa una fiesta de resurrección.
Y así, con esos recuerdos, llegó este pasado enero cuando comenzamos en la redacción a darle forma a esta edición que hoy presentamos. Claro, desligarse de la historia en El Espectador es impensable. Es más, poco aconsejable. Pero la solidez del momento actual merecía pensar en grande y más allá solamente de ese sólido pasado ejemplo de coraje, decencia y dignidad, el cual de todos modos está atado de manera indisoluble a la manera como El Espectador concibe y practica el periodismo. Nos propusimos, pues, parados sobre los cimientos fuertes de su historia, mirar al futuro y hacerlo de manera ambiciosa. Así fue como nació este proyecto de contactar a personalidades de todo el mundo y de todas las disciplinas en busca de ideas sobre lo que en varios campos del conocimiento y el engranaje social puede, o debería, suceder en los años por venir.
Nada mejor que esta edición de colección que hoy entregamos para representar el momento actual de El Espectador. Que firmas de primer nivel orbital hayan aceptado robarles un tiempo a sus múltiples y trascendentales ocupaciones para compartir sus ideas con los lectores de un periódico colombiano es muestra de la solidez de esta empresa periodística y de su reconocimiento mundial. A pesar de lo ambicioso del proyecto y el escaso tiempo de ejecución, haberlos podido contactar y convencer es muestra también del compromiso de un equipo periodístico moderno y creativo que sabe de qué hace parte y a dónde quiere llegar. La participación de las audiencias en las diferentes plataformas para ayudar a elaborar la portada del periódico impreso de este día, determinar los contenidos, resaltar los ejes de lo que para ellas representa El Espectador, es un ejemplo de ese futuro que en su colaboración para este especial anticipa Arianna Huffington: unos medios tradicionales aprendiendo de las herramientas y fortalezas de los digitales y éstos aprendiendo de las exigencias y ventajas del periodismo tradicional. Finalmente, la voluntad de tantas y tan importantes empresas e instituciones que quisieron ser parte de esta edición comprueba también el posicionamiento de El Espectador como vehículo comercial de excelencia para llegar a una audiencia selecta, pensante, que no traga entero.
Ha sido esta, pues, una fiesta de perspectiva, de proyección, de futuro.
Y al mirar a ese futuro, estamos convencidos de que las próximas van a ser mucho mejores.

EDITORIAL   por Fidel Cano Busquets

El mercado Campesino: Otra vez sin energía eléctrica...


En el antiguo campamento de Obras Públicas, donde  funciona hace casi diez el  Mercado Campesino.   Agricultores de Cascarillo, Isugú, Montañuela, Bélgica, Limones y otras veredas venden directamente sus productos a la comunidad roldanillense.  El mercado funciona los fines de semana, viernes en la tarde y  sábados en la mañana.
Terminó el año 2011 y el mandato de William  Alba , recibió Julián Cabrera  y estamos a  mediados de marzo y sigue  sin solucionarse el problema.

Hay Chachafruto, mafafa , yacón. 


Ahuyama

Aguacate Hass


15 mar. 2012

Hace calor...




30º a la sombra en el  parque principal de Roldanillo, donde el sol calienta con todo su  rigor. 

7 mar. 2012

No veo qué ganamos las mujeres



Ha tardado mucho pero, al fin, la Real Academia de la Lengua ha emitido su opinión a propósito del supuesto carácter sexista del español a través del informe rigurosamente fundamentado de Ignacio Bosque,cuya versión íntegra publicó EL PAÍS el domingo. No puedo sino estar de acuerdo con la crítica responsable de la RAE. Y ello a pesar de que soy mujer y una profesional que, desde muy joven, ha trabajado en entornos mayoritariamente masculinos. Soy también consciente de que la mujer todavía está lejos de alcanzar la equiparación social y profesional que le corresponde y, en consecuencia, soy una firme partidaria de la defensa de mis derechos, que son los derechos de media humanidad. Digo, pues, no a la discriminación de la mujer en cualquiera de las muchas modalidades en que ésta aún se produce. Y mi no es un no rotundo.
Sin embargo, esta reciente costumbre de pervertir nuestra maravillosa lengua castellana me parece un puro sinsentido. Nunca me he sentido excluida de forma gramatical alguna, singular o plural, ni creo que los hombres se sientan discriminados al ser aludidos, en singular y en plural, como artistas, periodistas, trapecistas, etcétera. Sin duda aquí se ha producido un error, aunque haya sido con la mejor intención. Aquí se ha confundido sexo con género, biología con gramática, gimnasia con magnesia.
Cada generación, en un esfuerzo involuntario de autoafirmación, aporta modismos nuevos e incorpora préstamos lingüísticos, con o sin razón de ser. Muchos no pasan de ser una simple moda que se desvanece en unos pocos años. Ahorro a mis lectores la enumeración nostálgica de ejemplos pasados porque sería demasiado larga. Solo a modo de ejemplo les recordaré que, en su día, lo “sexy” era “sicalíptico”, y los mayores unos “carrozas”; vocablos que, caídos en desuso, nos parecen tanto o más anticuados que los del Siglo de Oro. A decir verdad, pocos son los que alcanzan larga vida.
Nunca me he sentido excluida de forma gramatical alguna, singular o plural
Pero lo de ahora es distinto porque el activismo feminista, de la mano de una serie de instituciones que quieren ser políticamente correctas, quieren hacernos creer con sus guías de uso de lenguaje no sexista que la visibilidad de las mujeres pasa por desnaturalizar nuestro idioma con fórmulas rebuscadas, cuando no claramente atentatorias contra la morfología gramatical o sintáctica, sin miedo alguno a recargar el discurso hasta límites estéticamente insoportables: niños y niñas, andaluces y andaluzas, jueces y juezas, miembros y miembras… sublime. Eso cuando no nos atropellan con amig@s, utilización supuestamente genial del símbolo de una medida de líquidos y, más recientemente, del dominio de las direcciones de correo electrónico. No veo qué ganamos las mujeres viéndonos equiparadas a líquidos medibles o a dominios, por muy de correo electrónico que sean. Mmm… “medibles” y “dominios” a mí no me cuadran con los fines perseguidos.
Amén del innecesario estropicio lingüístico, no creo que recomendaciones de esta naturaleza sirvan de nada a nuestra mayor visibilidad. Ni mucho menos que lleguen muy lejos. De momento, solo las aplican de forma acrítica algunos políticos de posmodernidad mal entendida. Y, desde luego, no han logrado calar en el habla popular. Tan solo lo han hecho en la Constitución venezolana, que no es precisamente un referente ilustrado. Y no han calado porque el pueblo es sabio e inconscientemente siente que las expresiones recomendadas rayan en lo ridículo y no convienen a la economía de la comunicación, pecado grave en la era de Twitter y el microrrelato. Quiero creer que se trata de una moda pasajera, una más, esta vez presumida “de izquierdas postmodernas” que jamás he seguido ni seguiré. “Cosas veredes, Sancho”…
Milagros del Corral es exdirectora de la Biblioteca Nacional

6 mar. 2012

Nicanor Parra. Un poema.

Me retracto de todo lo dicho 

Antes de despedirme
Tengo derecho a un último deseo:
Generoso lector
                             quema este libro
No representa lo que quise decir
A pesar de que fue escrito con sangre
No representa lo que quise decir.

Mi situación no puede ser más triste
Fui derrotado por mi propia sombra:
Las palabras se vengaron de mí.

Perdóname lector
Amistoso lector
Que no me pueda despedir de ti
Con un abrazo fiel:
Me despido de ti
con una triste sonrisa forzada.

Puede que yo no sea más que eso
pero oye mi última palabra:
Me retracto de todo lo dicho.
Con la mayor amargura del mundo
Me retracto de todo lo que he dicho.

Charlas sobre el Roldanillo de ayer , en la Casa Quintero


Hoy martes 6 de marzo a las 5 y 1/2 p. m. en la Casa Quintero, siguiendo con el programa de Memorias  rurales roldanillenses,   estará de nuevo el memorista Hernando Gómez  Rivas, para   continuar disertando,  en su ameno estilo,sobre la rica  diversidad  de costumbres del antiguo Partido de  Quintero

1 mar. 2012

Roldanillo en consejo de seguridad departamental


Cumbre por el orden público en el norte del Valle del Cauca

Este viernes 2 de marzo Consejo Departamental de Seguridad en Cartago

En la Cámara de Comercio del municipio se llevará a cabo el Consejo Departamental de Seguridad, con el fin de analizar la situación en los municipios de la región.
La convocatoria es de 9:00 a.m. a 10:00 a.m. cuando será cerrado con la participación exclusiva de los integrantes de la Fuerza Pública.
 
De 10: 00 a.m. a 12:00 m, la jornada seguirá su desarrollo con la participación de todos los integrantes del Consejo Departamental de Seguridad, con la asistencia de los Alcaldes de los Municipios de Bolívar, Roldanillo, El Dovio, Versalles, Toro, La Unión, La Victoria, Zarzal, Sevilla, Caicedonia, Obando, Cartago, Alcalá, Ulloa, Ansermanuevo, El Águila, El Cairo y Argelia.
Se espera la presencia del gobernador Héctor Fabio Useche; el brigadier general Ricardo Jiménez Mejía, comandante Tercera Brigada; brigadier general Fabio Alejandro Castañeda, comandante de la Policía Metropolitana de Cali; Brigadier General Ramses Rueda Rueda, director Escuela Militar de Aviación.
También el coronel Nelson Ramírez Suárez, comandante Policía Valle; Carlos Alberto Padilla Cepeda, Comandante Batallón Vencedores Cartago; Omar Wilson Rubio Sanchez, Comandante Distrito Especial Policía de Cartago; TC. Ronald Eduardo Espinosa Hernandez, Comandante Distrito Policía de Roldanillo; MY. Miguel Arturo Cortés Ospina, Comandante Distrito Policía de Sevilla; Doctor Javier Fernandez Botero, Procurador Regional

Como invitados estarán Darío Fernando Mosquera Guevara, Director Seccional de Fiscalías de Buga; Edwar Rodríguez Sánchez, Director Cuerpo Técnico de Investigación (CTI).